Los psicólogos dan consejos para lidiar con la infidelidad, pero algunos de ellos son de sentido común o imposibles de llevar a cabo cuando nos puede la obsesión

La idea se mete en la cabeza y ya no hay marcha atrás. Todos los huecos que no conocemos al detalle de la vida del otro empiezan a parecer oscuros y las palabras que siempre nos aliviaron en su boca suenan ahora falsas y estudiadas. La tensión no deja dormir, está acabando con la comunicación y empieza a afectar a otras facetas de la vida. Preguntar sinceramente ha dejado de ser una opción: si no es cierto, nuestra pareja se sentirá controlada y le asustarán los celos. Y en cualquier caso no confiaremos en lo que nos diga, a no ser que confiese entre lágrimas.

La persona más indicada para identificar los síntomas preocupantes es aquella que los ha estudiado de cerca sin dejarse afectar por sus propios sentimientosLuke Athens se gana la vida con ello —es el director de la agencia de detectives privados de Sidney ‘Heartbreakers’ (‘Rompecorazones’)— y ha explicado sus conclusiones a ‘The Daily Mail‘.

Si tienes sospechas de tu actual pareja pero prefieres ignorarlas y vivir tranquilo, no sigas leyendo.

 

Cuando el río suena

Si tiene pinta de gato, camina como un gato y maúlla como un gato, lo lógico es que sea un gato infiel y traicionero… o una gata, claro. “Si crees que sucede, probablemente sea cierto”, dice Athens. “Cuando se trata de determinar si tu pareja te engaña, tu intución es el arma más poderosa que tienes”. Pero aparte de esa herramienta, cree que hay una serie de puntos simples que pueden ponerte sobre la pista.

Noticia completa aquí

Call Now Button