Contamos con los mejores detectives privados de Europa. Y nos advierten: cada vez es más sencillo investigar a alguien. Las redes sociales y el móvil nos hacen extremadamente visibles

 

Saúl Pérez es el director de la agencia de detectives Pleka, en Madrid. No, no lleva gabardina, ni una lupa, ni un periódico con agujeros para los ojos. Es un chico joven, que viste con camisa y americana y que tiene un despacho que bien podría ser el despacho de un abogado o un asesor fiscal. “La gente tiene una idea preconcebida de lo que es un detective privado. Un estereotipo muy peliculero”, cuenta sentado en su oficina. “Básicamente somos un apoyo para investigaciones particulares o legales y gran parte de nuestra labor es trabajo de oficina, rastreando en Internet a la persona investigada. Y cada vez nos lo ponen más fácil”.

Las redes sociales y los móviles se han convertido en un camino de arena sobre el que vamos dejando huellas fáciles de seguir. Si hablamos de Policía o Servicios de Inteligencia, localizarnos o seguirnos resulta -casi siempre- tarea sencilla. Según un investigador de la  UDYCO de la Policía Nacional (la unidad dedicada a la lucha contra el narcotráfico) “solo llevar el móvil encendido en el bolsillo es suficiente para localizar a alguien. Y, según en qué casos, también es posible con él apagado”. Esta localización, además, no precisa autorización judicial.

Noticia completa aquí.

Call Now Button