La profesión de detective privado empezó a finales del siglo XX.

Tienen que cursar una diplomatura y tener una acreditación otorgada por Interior.

Las nuevas tecnologías y la mayor preparación, claves de su éxito

Existe la idea preconcebida de lo que es un detective privado gracias a los personajes del cine. Aquellos que -vestidos con una gabardina- vigilaban desde su coche a otra persona en busca de pruebas, la mayoría de las veces, en busca de pruebas de una infidelidad.

Sin embargo, con el paso de los años esta profesión ha evolucionado a pasos agigantados y los detectives privados de hoy en día están cada vez más preparados. Y es que para formar parte de este colectivo es necesario estudiar una diplomatura universitaria de tres años y obtener una acreditación del Ministerio de Interior.

Noticia completa aquí

 

Call Now Button