El cine negro vistió a los detectives de antaño con grandes gabardinas y los ocultó tras una nube de humo de cigarrillos, sentados en un despacho con puerta de madera y cristal opaco. La mesa siempre estaba cubierta de papeles y una chica despampanante les encargaba un caso muy turbio. Sin embargo, la realidad de hoy en día es muy diferente y la profesión de detective privado es una gran desconocida.

Una profesión legal y regulada

En la actualidad, ser detective privado es una profesión totalmente legal y regulada. Para poder ejercer en España, es necesario haber realizado los estudios de Detective Privado en la universidad, los cuales tienen una duración de 3 años.

Además de obtener el título, es imprescindible cumplir con otros requisitos: estar dado de alta en el Impuesto de Actividades Económicas de Hacienda y en autónomos, así como tener la habilitación del Ministerio del Interior. Para esto último se exige el cumplimiento de todos los requisitos anteriores.

Seguir leyendo aquí

Call Now Button